El capital privado, dispuesto a poner en marcha los regadíos del Andévalo

Valora este artículo
(0 votos)

El embalse se inauguró en 2004 pero no ha podido usarse para riego por la falta de las conducciones Las comunidades de regantes proponen una financiación mixta.

Son bastantes años ya los que se acumulan en espera de la comprometida transformación en zona regable de las comarcas del Andévalo Occidental onubense, declaradas, desde diciembre de 2003, de Interés General de la Comunidad Autónoma Andaluza, y el dinero para ello sigue sin llegar. Y todo pese al interés mostrado por los alcaldes de la zona y por numerosos propietarios de fincas para su puesta en explotación nada más disponer de agua suficiente para riego, con lo que ello podría suponer para mejorar las cifras del paro en algunas de las comarcas más deprimidas y castigadas por el desempleo de la provincia de Huelva.

Se trata, concretamente, de las comarcas del Andévalo Fronterizo y Andévalo Minero, en las que, no obstante, no se ha dejado de avanzar en las tramitaciones necesarias para ello, aunque el proyecto en sí quedó en punto muerto coincidiendo con la llegada de la crisis por falta de consignación presupuestaria para su desarrollo tanto por parte de la Junta de Andalucía, como por el Gobierno de España que, en 2009, declaró la transformación de algunos sectores de Interés General de la Nación.

Pese a ello, algunos propietarios han iniciado durante los últimos años la transformación de sus fincas en forma de proyecto piloto, valiéndose para ello de pequeños azudes y pozos, lo cual no garantiza el suministro de agua necesario para el mantenimiento de su actividad.

La presa del Andévalo (634,40 hectómetros cúbicos), que costó 92 millones de euros y que fue inaugurada en 2004, fue construida en parte para la puesta en riego del Andévalo Occidental, como una de las medidas compensatorias por los terrenos que inundó, objetivo que por el momento no se está cumpliendo por la falta de asignación presupuestaria por parte de las administraciones central y autonómica, estando pendiente la construcción de las conducciones necesarias para la distribución de agua por la zona. En este sentido, la Confederación Hidrográfica del Guadiana acomete actualmente las conducciones entre la propia presa y el embalse de Cabezas del Pasto, desde el que deben partir el resto de conducciones, una obra en la que se está invirtiendo otros 14 millones de euros y cuya finalización está prevista para el año 2014.

Ante el importante retraso y con el objeto de reactivar los regadíos en ambas comarcas, los presidentes de las comunidades de regantes del Andévalo Fronterizo y Andévalo Minero, Juan Antonio Millán y Pedro Romero (quien además es alcalde de El Cerro de Andévalo), respectivamente, como representantes de los propietarios de fincas, y los alcaldes de los municipios de Puebla de Guzmán, Antonio Beltrán; Paymogo, José María Infante y Calañas, Ana del Carmen Romero, han mantenido un encuentro con la delegada territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Josefa González Bayo. En ella han propuesto una estrategia encaminada a retomar el proyecto mediante un modelo de financiación público-privado, como alternativa a la actual falta de inversiones públicas.

Según ha informado Millán, en ambas comunidades hay agricultores con varios proyectos de inversión para transformar sus tierras que afirman estar dispuestos, junto con sus comunidades de regantes y los ayuntamientos de la zona, a "retomar las gestiones y, aprovechando la experiencia adquirida durante los lentos avances de los últimos años en las tramitaciones, dar un nuevo impulso al proceso de transformación con un nueva dinámica de cooperación público-privada de regadíos a la demanda".

Por todo ello, han solicitado a la delegación "apoyo a las gestiones", así como comenzar con una visita a la zona destinada a "conocer de primera mano" la situación real de las distintas presas y obras hidráulicas "que suponen un potencial para crecer y crear empleo en el sector agroalimentario en la zona, como son las presas de Olivargas y del Andévalo, así como las obras de transformación e impulsión y la Balsa de Cabezos del Pasto".

Los regantes también han realizado un análisis de los mayores obstáculos que se han encontrado los agricultores que ya han invertido en sus fincas y que están dispuestos a seguir invirtiendo como la "complejidad de los procedimientos y la lentitud y arbitrariedades que se siguen en las tramitaciones", con el objetivo de "ordenarlas para ganar en eficiencia". En este sentido plantean una "hoja de ruta óptima a seguir para obtener los cambios de cultivos y las concesiones de agua necesarias para la transformación a regadío".

Los regantes han acordado, igualmente con los ayuntamientos implicados, elevar esta hoja de ruta a sus respectivos plenos para que sea la base de información a nuevos inversores atraídos a la zona para plantar cítricos, arándanos, olivos, almendros u otros cultivos destinados a la obtención de biomasa, así como que su seguimiento facilite el trabajo de las comunidades de regantes y los técnicos de los agricultores.

Visto 403 veces