La Presa del Andévalo tendrá en 2014 fluido eléctrico tras once años de espera

Valora este artículo
(0 votos)

El embalse permitirá la puesta en regadío de unas 15.000 hectáreas y suministrar agua a catorce poblaciones Cuenta atrás para la construcción de las conducciones de riego.

La ejecución de la obra Toma en el Embalse del Andévalo, publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 3 de junio, abre la vía a la construcción de las conducciones para los regadíos previstos en la comarca. Se trata del tendido eléctrico que permitirá el bombeo de agua desde la presa a la balsa de regulación Cabezo Pastos desde donde partirán las canalizaciones. Del pantano depende la transformación en regadíos de unas 15.000 hectáreas y la creación de más de 3.000 puestos de trabajo en una de las zonas más deprimidas y con mayor desempleo de la provincia onubense. Además, abastece de agua a catorce poblaciones de la comarca. Para hoy están convocados los propietarios afectados por la ocupación temporal y expropiación forzosa de los terrenos donde se realizarán las obras, que tendrán una duración de un año. La electrificación llegará once años después de la inauguración del embalse.

La construcción de la balsa de regulación y la estación de bombeo están terminadas desde hace más de un año y tan solo quedaba pendiente suministrar fluido eléctrico a las instalaciones para hacer posible la llegada de agua al Cabezo de Pastos. La UTE que realizó la balsa realizará también el tendido y comenzará a hacerlo nada más se firmen los expediente de expropiación con los dueños de las fincas afectadas.

Desde Cabezo de Pastos se transferirá el agua hasta la estación potabilizadora de Puebla de Guzmán que abastecerá a catorce municipios del Andévalo, que en la actualidad se suministran a través de microembalses e incluso en algunos caso desde la EDAP de Aljaraque. Esta actuación garantizará el agua para consumo humano a toda la comarca que registra en ocasiones problemas de distribución. Mientras tanto, Giahsa se encargará del abastecimiento mediante un generador.

También desde Cabezo de Pastos, el punto más alto de la zona, partirán las tan demandadas conducciones para el Plan Transfronterizo de Regadíos, dos de cuyos tramos ya se han ejecutado. La instalación del tendido, que partirá de la línea eléctrica de la presa del Chanza, durará un año. A partir de entonces podrán iniciarse las obras de las canalizaciones que proporcionarán agua de riego a los agricultores de Puebla de Guzmán, El Cerro, Alosno, Tharsis y Cabezas Rubias, cuyos municipios están incluidos en el programa de riego, entre otros.

Por el momento, la Presa del Andévalo ya suministra agua a 2.000 hectáreas de nuevos regadíos, lo que supone la mitad de la primera fase del plan. Así la Comunidad de Regantes Andévalo El Almendro se abastece del embalse y la del Andévalo Pedro Arco lo hace desde el azud de Matavacas. El pantano también ha suministrado reservas para la ampliación de la Comunidad de Regantes de Sur Andévalo, entre otras.

El grueso del riego llegará con la realización de las conducciones que faltan y que propiciarán que la presa proporcione agua a la Zona Regable del Andévalo Occidental Fronterizo, declarada de Interés General de la Nación en diciembre de 2009.

La primera fase completa del plan de transformación será de unas 5.200 hectáreas, algo menos de la mitad de la actuación global prevista.

La ejecución de los planes de transformación por fases consiste en ir desarrollando diferentes sectores de manera sucesiva, de forma que con este sistema ya se ha realizado la Zona Regable del Chanza y se han ido ampliando sucesivamente los regadíos de la Comunidad de Regantes Sur Andévalo, el Fresno y Andévalo Guadiana, entre otras.

En el caso de comunidades más pequeñas, las infraestructuras se pueden realizar en una sola fase como ha ocurrido con la del Andévalo El almendro y la del Andévalo Pedro Arco.

El programa de regadíos incluye 15 sectores, 17 balsas para la red primaria y unos 140 kilómetros de tuberías también para la red primaria. Cuatro puntos de toma de agua permitirán que el agua llegue a las fincas de cultivo.

Algunas fincas han iniciado la puesta en riego con antelación a la ejecución del plan partiendo provisionalmente de los recursos hídricos procedentes de pequeños embalses y pozos, con autorizaciones en precario, estos es concesiones de agua provisionales que se conceden y revisan anualmente.

Otra de las obras pendientes en la zona es la construcción de la Presa de Alcolea y el llamado Canal de Trigueros, cuyos terrenos se encuentran ya expropiados en una primera fase. El proyecto está financiado al 50% por el Gobierno Central y la Junta de Andalucía a través de Hidroguadiana.

Además, la Comisión Promotora de Regadíos de Huelva (Coprehu) y las Comunidades de Regantes de Huelva (Corehu), que presidente Juan Antonio Millán Jaldón vienen demandando la consolidación del Bocachanza, ampliándolo de 75 a 159 hectómetro cúbicos de agua al año, la ampliación de la Presa del Andévalo (de 600 a 1.000 hm3) y la del Túnel del Granado.

Visto 416 veces